La preparación del terreno para la plantación del castaño

Preparación del terreno para la plantación de castaños
Enrique Fandiño, Hifas Foresta.

Antes de la preparación del terreno para la plantación de castaños debemos de asegurarnos que las características ecológicas de la zona de plantación son las adecuadas para el castaño en general y para el tipo de castaño que nos interesa en particular.

Objetivos

Además, los castaños deben presentar buenas aptitudes para madera o fruto o ambas características simultáneamente (en función de los objetivos de la plantación) y ser resistente a las principales enfermedades (tinta del castaño).

El establecimiento con éxito de la preparación del terreno para la plantación de castaños presenta múltiples dificultades como:

  • La existencia de factores microclimáticos específicos en el lugar de plantación y potencialmente perjudiciales para la misma.
  • Heladas.
  • Golpes de calor o vientos.
  • Competencia de la vegetación circundante.
  • Daños producidos por animales.
  • Uso de procedimientos de plantación incorrectos o el empleo de planta mal conformada y/o en mal estado fisiológico.

Los procedimientos de plantación empleados se basan generalmente en el transplante de la planta desde el vivero a su lugar definitivo siguiéndose las tres fases tradicionales de desbroce, preparación del terreno y plantación.

En este post, sobre la preparación del terreno para la plantación de castaños, nos centraremos en los dos primeros, dejando la plantación para un post específico.

Necesidades

Para una correcta preparación del terreno para la plantación de castaños, el árbol necesita tierras sueltas, ricas en materia orgánica y con una profundidad de al menos 60 cm; necesita también de un suelo fresco pero sin presencia de encharcamientos.

En cuanto a la climatología, se trata de una especie con un rango de adaptación muy amplio, pero agradece un reparto de las precipitaciones a lo largo del año.

Prefiere los terrenos en pendiente a los llanos, y las umbrías a las solanas. El pH debería variar entre 4,5 y 6, aunque se pueden encontrar en zonas de pH de 3.

DESBROCE

Para la preparación del terreno para la plantación de castaños, el desbroce es necesario para reducir la competencia de la vegetación preexistente sobre nuestra planta y para disponer de un espacio adecuado donde posteriormente efectuar la preparación del terreno y la plantación.

El castaño es una especie sensible a la competencia por el agua y los nutrientes que ejercen el matorral y las herbáceas, por lo que los desbroces serán un factor importante, tanto previos a la plantación como en los primeros años posteriores a la misma.

El desbroce, además de eliminar el matorral y restos de cortas, nos producirá la incorporación al suelo de toda la materia orgánica, al quedar triturado por los pases de la desbrozadora de cadenas o martillos.

Los distintos procedimientos en la preparación del terreno para la plantación de castaños.

  • El procedimiento de desbroce más apropiado sería el mecanizado, en aquellos terrenos donde la pendiente lo permita, con un tractor con apero desbrozador de cadenas o martillos.
  • En caso de que, por las particularidades de la finca (pendiente elevada o frecuentes afloramientos rocosos) la mecanización no sea posible o no compense económicamente (pequeña superficie), se realizará un desbroce manual con motodesbrozadora.
  • En terrenos agrícolas con matorral de poca talla o con vegetación herbácea, se puede realizar un desfonde con vertedera o usando gradas de discos pesadas.

Para evitar la reinvasión

En cualquier caso es previsible la reinvasión de herbáceas, que provocan graves problemas de competencia por agua y nutrientes, circunstancia a la que el castaño es especialmente sensible, por lo que tendremos que evitar esta invasión de herbáceas en las inmediaciones de la planta.

  • Para ello se puede utilizar malla antihierba, mulching con hierba seca o simplemente realizar una eliminación manual de esta vegetación de competencia.
  • Si la vegetación es de fental, cuya competencia es intensa sólo por luz, este matorral puede ejercer un acompañamiento lateral a las plantas de castaño. Esta presencia ejerce un efecto positivo sobre el castaño defendiendo a las plantas de los golpes de sol y manteniendo el suelo más fresco.

Si la vegetación es de fental, cuya competencia es intensa sólo por luz, este matorral puede ejercer un acompañamiento lateral a las plantas de castaño. Esta presencia ejerce un efecto positivo sobre el castaño defendiendo a las plantas de los golpes de sol y manteniendo el suelo más fresco.

PREPARACIÓN DEL TERRENO

Una preparación del terreno adecuada para la plantación de castaños es indispensable para tener garantías de éxito.

En terrenos agrícolas de escasa pendiente (<20%) y reducida pedregosidad podemos optar por un laboreo pleno, que debe acompañarse de un subsolado, preferiblemente cruzado, o un ahoyado con retroexcavadora. 

Subsolado para la preparación del terreno para la plantación de castaño
Subsolado para la preparación del terreno para la plantación de castaño I
Subsolado para la preparación del terreno
Subsolado para la preparación del terreno para la plantación de castaño II
Subsolado para la preparación del terreno
Subsolado para la preparación del terreno para la plantación de castaño III

El laboreo puede ser un desfonde con arado de vertedera o bien mediante grada pesada de discos.

En estos terrenos agrícolas tendremos que tener en cuenta su uso anterior, alguno de los problemas que tienen las plantaciones realizadas en este tipo de terrenos los ocasiona el hecho de que durante años estas parcelas fueron labradas a la misma profundidad, lo que ha dado lugar a una capa de tierra impermeable a poca profundidad, debido al lavado de las partículas más finas del suelo; esto provoca que las raíces tengan dificultades para crecer y además, se dificulta el paso del agua, ocasionando la muerte de la planta por ahogamiento.

Técnica de laboreo
Laboreo para la preparación del terreno para la plantación de castaño

Después del desbroce y en su caso el laboreo debemos proceder a la apertura de los hoyos de plantación, normalmente con retroexcavadora. Estos hoyos tendrán unas dimensiones aproximadas mínimas de 50×50 cm y una profundidad de 50 a 60 cm.

Ahoyado de dimensiones aproximadas mínimas de 50x50 cm 
y una profundidad de 50 a 60 cm.
Ahoyado de dimensiones aproximadas mínimas de 50×50 cm
y una profundidad de 50 a 60 cm.

Este ahoyado produce un efecto de rotura del suelo a elevada profundidad que es muy positivo en la plantación del castaño, pues mejora sustancialmente las condiciones del suelo en tres aspectos fundamentales:

  • Reduce la compactación, favoreciendo la penetración radicular y la aireación del suelo.
  • Aumenta la profundidad útil del perfil, favoreciendo una mayor capacidad de prospección de las raíces de las plantas a introducir, lo que mejora sus posibilidades de arraigo y desarrollo. Esta cuestión es de la máxima importancia, ya que las plantas puestas en campo van a sufrir un estrés acusado debido al transplante, y la supervivencia durante los primeros años dependerá del adecuado desarrollo de la raíz en profundidad, que permite a la planta escapar en buena medida de la gran competencia que las herbáceas o el matorral ejercen en superficie.
  • Mejora el drenaje, aspecto muy a tener en cuenta para prevenir ataques del hongo causante del mal de la tinta.

Recomendaciones

Sólo en casos concretos en que no compensa el empleo de maquinaria, por problemas de afloramientos rocosos o de pendiente o escasa superficie a repoblar, se procederá a la apertura manual de hoyos, con unas dimensiones mínimas de 40 x 40 cm y una profundidad mínima de 40 cm y preferiblemente 60 cm.

La época ideal de preparación del terreno es el verano, dejando los hoyos abiertos por lo menos un mes, para favorecer la mineralización de la materia orgánica y para que el terreno se desmenuce y asiente, de tal forma que durante la plantación no queden bolsas de aire al rellenar el hoyo, lo que haría secar la planta.

Si optamos por el subsolado, este será cruzado y a la mayor profundidad posible (80-100 cm). Esto será de máxima importancia en el caso de terrenos de pasto y agrícolas donde es fundamental romper la “suela de labor”.

En el próximo post os hablaremos de las diferentes posibilidades en cuanto al marco de plantación que determinará la separación del hoyos y subsolado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. ACEPTAR

Aviso de cookies