La importancia de la polinización en las plantaciones de castaños

La llegada del otoño es el momento de ponernos manos a la obra y comenzar a planear las actuaciones que llevaremos a cabo en nuestra parcela, pues la época de plantación se acerca. Una de las decisiones más importantes que tendremos que tomar es qué variedad se adecúa mejor a nuestros intereses, lo cual dependerá de las condiciones edafoclimáticas de la zona y el tipo de aprovechamiento que queramos darle a nuestro souto. Si lo que queremos es una plantación para la producción de castaña, bien sea para su venta en fresco o para la industria, debemos tener en cuenta siempre la necesidad de polinización, pues de ello dependerá la producción que obtengamos.

Souto tradicional para la producción de fruto y plantación intensiva de castaños. / © Hifas da Terra

El castaño es una especie monoica, lo cual quiere decir que en un mismo individuo podremos encontrar flores masculinas y femeninas. Por lo general, a lo largo del amento (inflorescencia del castaño que se conoce como candea en gallego o «candela» en castellano) aparecen un gran número de flores masculinas y en su base unas pocas flores femeninas, estas últimas darán lugar a los erizos. El polen está contenido en los estambres de las flores masculinas y, según la longitud de los de los mismos, los amentos se clasifican en cuatro tipos.

  • Longistaminados: con estambres largos (> 5 mm) con gran cantidad de polen.
  • Mesostaminados: con estambres cortos (3-5 mm) con producción de polen variable.
  • Braquistaminados: con estambres muy cortos (< 3 mm) con poca producción de polen.
  • Astaminados: sin estambres, completamente estériles.

Izq.: amento astaminado estéril y longistaminado productor de polen. Drcha: detalle de los estambres en amento longistaminado. / © Hifas da Terra

El castaño es una especie autoincompatible, por lo que necesita polen de un individuo de otra variedad para producir fruto. Cuando esto no ocurre y las flores femeninas no son fecundadas abortan, apareciendo más tarde en el erizo las castañas denominadas en Galicia gullerpas o «bolercas», vacías, sin embrión en su interior. Para conocer el nivel de polinización en nuestra plantación se cogen 100 erizos, si encontramos más de 150 castañas bien formadas tendremos una buena polinización, por debajo de 100 algo falla.

 

Izq.: detalle de una flor femenina con tres ovarios. Tras una correcta polinización estos ovarios darán lugar a tres castañas (una por ovario). Obsérvese en la parte superior los estigmas, estructuras para la recepción del polen que, posteriormente, se secan y se mantienen en el pico de la castaña. Drcha: castañas bolercas y erizo con una sola castaña desarrollada. / © Hifas da Terra

Si bien es cierto que en zonas donde abunda el castaño silvestre, que por lo general produce abundante polen, se asegura una buena polinización, en nuevas plantaciones es muy recomendable incorporar alguna variedad longistaminada que nos proporcione buenas producciones sin depender para ello de castaños ajenos.

 

Erizo resultado de una flor femenina con cinco ovarios bien polinizada, dando lugar a cinco castañas bien formadas. Clon Almofrei en plena floración. / © Hifas da Terra

Polinizadores para altas producciones

Además de la presencia de polinizadores compatibles, es importante que el momento de la floración entre variedades esté sincronizada, por lo que en plantaciones de variedades híbridas siempre pondremos un polinizador híbrido, pues este tipo de castaños florecen en fechas más tempranas. Gran parte de los híbridos son longistaminados, por lo que en este caso plantando dos variedades diferentes no tendremos problemas (con excepciones, como el caso de la Bouche de Bétizac de la que os hablábamos en este post, no obstante uno de los mejores polinizadores por la alta producción de amentos masculinos de los que disponemos en Hifas da Terra es el clon Almofrei de la colección Terra.

Polinizadores para variedades injertadas (tardías)

Por el contrario en caso de plantar una variedad tradicional injertada, más tardía, nos decantaremos por un polinizador también tardío. En este caso es más complicado puesto que la gran mayoría de las variedades tradicionales presentan esterilidad masculina, por lo que tendremos que decidirnos por algunas de las variedades longistaminadas existentes como la Negral  o la francesa Belle Epine, disponibles en nuestro vivero.

Cómo estructurar la plantación: dónde plantar los polinizadores

Una vez decididas las variedades a emplear es importante que a la hora de plantar los árboles marquemos bien las filas de polinizadores, para tener identificada la castaña en un futuro, o por si acaso debemos reponer marras en años próximos. Se pueden situar estas filas de manera estratégica, por ejemplo colocarlas en la zona de donde vienen los vientos dominantes y aprovechar al máximo la polinización anemófila (complementada con el transporte de polen llevado a cabo por las abejas y otros insectos).

Ejemplo de disposición de polinizadores en una plantación. / © Hifas da Terra

Teniendo en cuenta todos estos requerimientos obtendremos una mayor producción y rentabilidad para nuestras plantaciones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. ACEPTAR

Aviso de cookies