fbpx

LA AVISPILLA DEL CASTAÑO (Dryocosmus kuriphilus)

Puesto que ya hablados en otras entradas sobre este insecto y sus consecuencias para nuestros castaños, pretendemos en esta ocasión analizar la situación actual y dar unas pautas de cómo actuar para combatirlo.

Actualmente este insecto se encuentra en la práctica totalidad del territorio nacional donde vegeta el castaño y sobre todo en toda la cornisa Cantábrica y Andalucía. En el caso concreto de Galicia, que es el que nos toca más de cerca, su expansión llega ya a todo el territorio y las zonas donde se han detectado las primeras infecciones tienen ahora un grado de infestación muy preocupante.

Zonas aprobadas para la realización de la suelta experimental 2019
(MAPAMA)

La única herramienta eficaz para luchar contra esta plaga hasta el momento es la lucha biológica mediante la suelta del parasitoide Torymus sinensis. Se trata de un parasitoide especifico de Dryocosmus kuriphilus que se ha demostrado eficaz en países como Japón, Italia o Francia.

Torymus sinensis

En España sigue sin resolverse por el momento la autorización de las sueltas de este parasitoide por parte del Ministerio de Medioambiente, por lo que los agricultores no pueden defenderse de esta plaga por si mismos. Sin embargo, si existen autorizaciones para que diferentes administraciones autonómicas hagan sueltas del insecto.

De estas administraciones Galicia es la que mayor esfuerzo está haciendo y se tiene prevista la suelta de 1.200.000 individuos de Torymus sinensis en esta primavera.

Evolución el número de individuos anuales en la lucha biológica

Los Torymus autóctonos que se encuentran en Europa pueden ayudar a combatir la plaga pero no consiguen ni muchos menos controlarla pues sus ciclos vitales no están sincronizados con el ciclo de Dryocosmus kuriphilus.

Torymus sinensis presenta reproducción sexual por lo que las sueltas deben contemplar hembras y machos.

Cada hembra de Torymus sinensis pone un promedio de 70 huevos dentro de las agallas que forma Dryocosmus kuriphilus en el castaño donde crecen sus larvas. Una vez eclosionan los huevos de Torymus sus larvas se comen las larvas de la avispilla y el Torymus se queda dentro de la agalla hasta la próxima primavera.

Medidas fundamentales para conseguir el control de la avispilla.

Puesto que se están haciendo sueltas de Torymus es muy importante que tomemos algunas medidas fundamentales para el establecimiento de este insecto y por tanto conseguir el control de la avispilla:

  1. En primer lugar debemos evitar el empleo de insecticidas en las épocas de vuelo del insecto (primavera). El empleo de insecticidas se ha demostrado totalmente ineficaz contra la avispilla por lo que su empleo solo nos puede perjudicar afectando a Torymus.
  2. Desde el momento de la liberación de Torymus hasta mediados de noviembre no podar y no quemar ningún resto de poda, las larvas de Torymus se quedan dentro de las agallas secas y no saldrán hasta la próxima primavera. Si tuviéramos que podar para eliminar ramas afectadas de chancro desecharemos la madera afectada pero dejaremos las agallas en la plantación.
  3. Durante el invierno podemos podar pero no debemos quemar los restos de poda. Debemos dejar los restos de las podas en la plantación durante dos primaveras. Una parte de los Torymus permanece en las agallas dos años.
  4. No desbrozar ni laborear el terreno. Realizar los desbroces a partir de Julio.
  5. La presencia de robles favorece la existencia de Torymus autóctonos que ayudan en la lucha contra la avispilla.
Gallas de Dryocosmus kuriphilus

Por otro lado es recomendable también favorecer la aparición de nuevos brotes a partir de Julio pues estos estarán exentos de huevos de la avispilla. Para ello podemos emplear fertilizantes nitrogenados y realizar riegos.

En aquellas zonas donde aun no se haya detectado la presencia de esta plaga es muy importante que se revisen las nuevas plantaciones desde la brotación y hasta julio retirando todas las agallas que serán enterradas o quemadas.

También queremos recordar para terminar que no todas las variedades de castaño son afectadas por igual. Tenemos desde variedades resistentes a variedades muy sensibles. Este dato puede ser relevante a la hora de elegir variedades en nuevas plantaciones.

4 comentarios de “LA AVISPILLA DEL CASTAÑO (Dryocosmus kuriphilus)

    • Xesús Foresta dice:

      Buenas tardes Marcos:

      Los estudios llevados a cabo recientemente por el Departamento de Silvicultura y Mejora del Centro de Investigaciones Forestales de Lourizán, citan entre las variedades con tolerancia MUY BAJA las siguientes: Inxerta, Loura, Ventura, Calva, De Presa y De Parede. Por el contrario Rapada, Branca, Longal, Negral, Rapada do Sil y Amarela mostraron una ELEVADA tolerancia, aunque no resistencia. Entre estas variedades se encuentran otras con niveles de tolerancia intermedios.
      Entre los clones híbridos sí encontramos variedades resistentes, algunas de las cuales son muy utilizadas para la producción de fruto, como el Soutovello o el Bouche de Bétizac.
      Un saludo

      • Benito dice:

        Saludos desde El Valle del Genal, Malaga.He visto una contradicción en el punto número tres sobre las medidas fundamentales para conseguir el control de la avispilla(Durante el invierno podemos podar pero debemos quemar los restos de poda. Debemos dejar los restos de las podas en la plantación durante dos primaveras. Una parte de los Torymus permanece en las agallas dos años.),supongo que será un error cuando dice que podemos podar pero debemos quemar los restos de poda.Así igualmente si podamos a partir de la suelta de Torymus ,me refiero a lo que nosotros llamamos los chupones y baretas y no lo quemamos ,¿se desarrollan los huevos y las larvas del Torymus?

        • Xesús Foresta dice:

          Hola Benito, gracias por la apreciación, efectivamente había un error, debería poner «Durante el invierno podemos podar pero NO debemos quemar los restos de poda», ya lo hemos corregido.

          Intentaré aclarar un poco este tema; las sueltas de Torymus se realizan tras la brotación de los castaños (en abril-mayo), de esta forma ya serán visibles las agallas y las hembras pueden poner sus huevos en las mismas, de forma que el parasitoide, al eclosionar dentro, se come a la larva de la avispilla.

          La larva del torymus se alimenta por lo tanto de la avispilla y después pasa a su estado de pupa, que se desarrollará en el interior de la agalla hasta el invierno, por ello no debemos podar en esta etapa, ya que podríamos frenar su desarrollo. Llegado el invierno el Torymus hiberna, por lo que en este momento podemos podar pero siempre dejando las agallas secas en la parcela, pues en la primavera siguiente emergerán los adultos de ellas y podrán parasitar nuevas agallas de avispilla (si quemáramos o elimináramos de alguna manera estos restos de poda estaríamos evitando la salida de los Torymus la primavera siguiente, de forma que las sueltas nunca serían efectivas).

          Esperamos haber aclarado este tema, NUNCA eliminar los restos de poda en zonas donde se han realizado sueltas de Torymus(en el caso de zonas donde no se hayan realizado sueltas sí es conveniente la retirada y eliminación de las agallas, pues rebajaremos la población de avispilla).

          Un saludo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *